EL OMEGA 3... DHA,EPA,DPA...¿QUÉ ES ESTO?


El Omega 3 es indispensable para nuestro organismo, es altamente beneficioso para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo pero en este caso os vamos a hablar de los componentes de este, el DHA, EPA Y DPA. Cúales son sus beneficios y funciones.

Son ácidos grasos esenciales, grasas poliinsaturadas que desempeñan funciones muy importantes en la salud y vitalidad de nuestro organismo. Se encuentran en muchos de los alimentos que encontramos facilmente como las nueces, el pescado azul, las semillas de lino, de chia... pero no siempre cubrimos nuestras necesidades de omega 3, por lo que es necesario tomar un suplemento de omega 3. Vamos a ver como actua cada uno de los componentes para que podáis elegir el mejor de entre todos los que existen en el mercado.

¿Qué es EPA?

El EPA es un ácido graso poliinsaturado de cadena larga omega-3 que se encuentra de manera natural en el pescado concretamente en el aceite de pescado.

Es imprescindible para el cuerpo humano, pero nuestro organismo no puede sintetizarlo en cantidades suficientes por lo que debe obtenerlo a partir de la dieta.

El EPA mejora la salud cardíaca y el sistema inmunológico, siendo fundamental en el alivio de procesos inflamatorios y autoinmunes tales como la artritis, el asma y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Salud cardíaca:

Según investigaciones científicas se ha demostrado que EPA reduce los triglicéridos en plasma, mejora la circulación sanguínea, controla la presión arterial y modula la respuesta antiinflamatoria del organismo pudiendo prevenir los problemas cardiovasculares.

La Asociación Norteamericana del Corazón recomienda que pacientes con afecciones del corazón ingieran un gramo diario de EPA y DHA combinados, y que las personas con altos niveles de triglicéridos consuman entre dos y cuatro gramos de dicha combinación.

Igualmente el aceite de pescado disminuye de forma comprobada el riesgo de afecciones cardíacas en pacientes diabéticos.

Artritis y salud de las articulaciones:

El aceite de pescado mejora la respuesta antiinflamatoria natural del organismo reduciendo el dolor y la inflamación de las articulaciones.

Dentro del tejido articular y muscular, el EPA estimula la producción de los eicosanoides (prostaglandinas, citoquiinas, tromboxanos … ), componentes que afectan o están involucrados en cada en cada proceso de nuestro cuerpo, como la regulación del dolor y la inflamación, ayudan a mantener la adecuada tensión arterial, y niveles de colesterol ayudando también en la fluida transmisión nerviosa.

Estos elementos beneficiosos actúan de forma natural disminuyendo esta inflamación.

Aunque pueden transcurrir algunos días o semanas antes que empiece a sentir la disminución de los síntomas, los aceites de pescado son una alternativa sana y eficaz para el alivio de los procesos inflamatorios, sin producir efectos adversos.

Las investigaciones demuestran que es mejor iniciar el tratamiento con dosis terapéuticas de aceite de pescado, alrededor de dos o tres gramos combinados de EPA y DHA reduciendo luego la cantidad hasta llegar a la dosis de mantenimiento.

¿Qué es DHA?

El ácido docosahexanoico o DHA es un ácido graso esencial que se encuentra de manera natural en el pescado.Es imprescindible para el cuerpo humano ya que nuestro organismo no puede sintetizarlo en cantidades suficientes y debe obtenerlo a partir de la dieta.

El DHA es sumamente importante en el tejido nervioso y las células cerebrales, donde ayuda a aumentar la fluidez de la membrana y la actividad neurotransmisora, mejorando el aprendizaje, la memoria y los procesos cognitivos.

Los niños necesitan DHA para el desarrollo adecuado del cerebro, los ojos y el sistema nervioso central.


Cognición y memoria:

El rol del DHA para mantener una buena función cerebral mientras envejecemos es importantísimo. Numerosos estudios demuestran que un déficit de DHA ha sido vinculada a la demencia por lo que quienes consumen más DHA durante su vida poseen una mejor función cognitiva conservando un pensamiento y memoria más claros al envejecer.

Depresión y estados anímico:

El DHA desempeña un rol importante en el bienestar mental. El consumo regular de aceite de pescado ayuda a reducir los estados depresivos, la ira, la agresividad y la ansiedad, por lo que la Asociación Americana de Psiquiatría recomienda como mínimo el consumo de un gramo de EPA y DHA para condiciones relacionadas con trastornos emocionales. Dicha dosis puede ser incrementada a juicio de un facultativo.

Embarazo y lactancia:

El DHA proveniente de aceite de pescado es un nutriente esencial indispensable durante el embarazo y el periodo de lactancia por su papel en la formación adecuada del cerebro, los ojos, el sistema nervioso y el sistema inmune durante el desarrollo fetal y los primeros años de vida del niño.

El aceite de hígado de bacalao es naturalmente muy rico en DHA, las madres que lo ingieren durante el embarazo tienen mejores partos y sus hijos alcanzan un desarrollo intelectual más alto a los cuatro años de edad.

El consumo de aceite de hígado de pescado también puede reducir la depresión postparto.

Se aconseja un aporte de 300 mg a 600 mg diarios de DHA en las mujeres embarazadas

Es importante escoger un aceite de hígado de bacalao que sea fresco, que haya sido destilado molecularmente y que su nivel de pureza garantice la ausencia de contaminantes ambientales, especialmente metales pesados.

con alto contenido de DHA es el OLEOMEGA3 80% DHA de MUNDO NATURAL

¿Qué es el DPA?

El DPA (Ácido docosapentaenoico), es un ácido graso Omega 3. Es muy eficaz pero no tan conocido por el consumidor, debido a que la mayor parte de los Omega3 que se extraen del pescado, han sido recolectados en el Océano Pacífico, y en ellos los niveles de contenido de DPA son insignificantes.

El DPA es extraídos de especies del Atlántico norte. Las aguas frías y ricas en nutrientes de esta zona, garantizan un equilibrio idóneo de los ácidos Omega3 DPA, EPA y DHA como por ejemplo los ácidos grasos omega 3 de MAS OMEGA PUNTO ROJO de MAHEN cuyo proceso de obtención del aceite se hace con tecnología de última generación, que garantiza la frescura y máxima obtención de ácidos grasos (DPA, EPA y DHA), libres de metales pesados. Con este proceso se consigue una digestión óptima del producto evitando el reflujo.

En individuos sanos, aproximadamente un tercio de los ácidos grasos en la sangre se puede atribuir a la DPA.

El DPA se encuentra en grandes cantidades en la leche materna y es precursor del ácido linoleico, es más efectivo que el EPA y aumenta los efectos de DHA.